Estupefactos se quedaron los fieles que ayer asistieron al rezo del ángelus en la plaza de San Pedro cuando cuatro mujeres ucranianas del movimiento feminista Femen se quitaron la ropa, dejando al descubierto sus cuerpos y un mensaje escrito sobre el pecho “Shut up” (“Cállate”) y en sus espaldas “In gay we trust” (Confiamos en los gay) . Inmediatamente fueron interceptadas por los carabineros, la policía militarizada italiana, mientras una agente intentaba cubrir el cuerpo de una de las mujeres. Las mujeres gritaron numerosas frases ininteligibles, mientras los fotógrafos inmortalizaban el momento.

La protesta iba contra uno de los principales ideólogos de la homofobia mundial. “El Papa utiliza la retórica nazi en sus prédicas del odio. Benedicto XVI dice que el matrimonio gay es una amenaza para el futuro de la humanidad y llama a una nueva caza de brujas” , denunciaron las activistas. La organización Femen le pide al Vaticano detener la incitación al odio e intolerancia con respecto a la libertad sexual. “Una amenaza para el futuro de la Humanidad es el fanatismo religioso” , eran algunos de sus gritos de protesta.

Una mujer que asistía al rezo del ángelus y que se encontraba cerca de las cuatro ucranianas les dijo a gritos que eran “diabólicas”, mientras con un paraguas atizó numerosos golpes a una de ellas. Así pretendían expresar su apoyo a los derechos de los homosexuales. Entre las cuatro mujeres se encuentra la líder del grupo Femen, Inna Shevchenko, según los medios italianos.

Este grupo ucraniano ya ha protagonizado hechos similares -protestas en topless- en Ucrania, Rusia y Gran Bretaña. En noviembre de 2011 cinco mujeres de Femen ya intentaron manifestarse desnudas en la plaza de San Pedro del Vaticano, pero fueron interceptadas antes de poder hacerlo. Esta vez han logrado su objetivo aunque parece ser que el incidente no detuvo a Benedicto XVI que siguió rezando el ángelus desde la ventana de su apartamento.

Suceden estos hechos en medio de la polémica que ha desatado en Italia una histórica sentencia emitida por el Tribunal Supremo que considera “mero prejuicio” que pueda ser “dañino para el desarrollo equilibrado” de un niño el que éste se críe con una pareja de gays o lesbianas. El Alto Tribunal desestima el recurso presentado por un hombre residente en la localidad de Brescia contra su ex esposa a la que acusaba de “repercusiones negativas” para la estabilidad emocional del hijo que habían tenido en común ya que el pequeño convivía con su madre y otra mujer, pareja sentimental de ella.

El padre presentó entonces un recurso ante el Supremo solicitando que le fuera retirada a su ex la custodia del menor. Para ello, fundamentó su petición en el artículo 29 de la Constitución italiana, que habla de los “derechos de la familia como sociedad fundada sobre el matrimonio”. El Supremo italiano ha rechazado el recurso del demandante, asegurando que su solicitud no se puede basar en cuestiones “que no suponen certezas científicas o datos fruto de la experiencia, sino en el mero prejuicio de que sea dañino para el desarrollo equilibrado del niño el hecho de vivir en una familia formada por una pareja homosexual”.

Ha habido reacciones para todos los gustos: Dos de los candidatos abiertamente LGTB del Partido Democrático, Paola Concia e Ivan Scalfarotto, se han felicitado por los argumentos utilizados. También la asociación Certi Diritti ha celebrado lo ocurrido. Por su parte, Maurizio Gasparri -senador del Pueblo de la Libertad, PdL, el partido de Silvio Berlusconi- ha afirmado que los jueces han “violado la Constitución” e ignorado los “numerosos estudios” que según él demuestran los daños psicológicos de los hijos criados en familias homoparentales. El diputado de la Liga Norte Massimo Polledri ha declarado por su parte que la sentencia va contra “la naturaleza y 200 años de psicoanálisis”.

También los sectores católicos han cargado con dureza contra la sentencia. El sacerdote católico Don Antonio Mazzi ha proclamado que la Corte ha fallado “contra la naturaleza” y Domenico Sigalini, obispo de la diócesis suburbicaria de Palestrina, ha negado la legitimidad de los tribunales para adoptar este tipo de decisiones.

Una amenaza para el futuro de la Humanidad es el fanatismo religioso Imagen 1
Una amenaza para el futuro de la Humanidad es el fanatismo religioso Imagen 2

 Fuente: Reservas Gay 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Google+