Cuando le pedí a mi hijo que me dijera que era lo que quería para Navidad, el sólo tenía un deseo:

“Quiero conocer a Blane Anderson, tocar la guitarra y cantar con él”.

Mi hijo ha estado enamorado de Blane, personaje de Glee interpretado por Darren Criss, desde hace dos años, él lo llama “mi novio” y aunque creo que es algo muy dulce, siento un poco de duda al respecto.

“Baby, hay algunas cosas que mamá no puede hacer”, le dije a mi hijo, pero él no parecía comprenderlo. Entonces encontré una manera de parar el asunto diciéndole: “No podemos pedir personas para Navidad”. Al parecer mi hijo quedó conforme con esa respuesta y todo quedó ahí.

Luego, conforme empece a escribir sobre mi hijo y su amor por Darren Criss, las personas empezaron a preguntarme si ya lo habíamos conocido, yo siempre respondía que no, pues somos una familia muy convencional alejada de el ambiente de las estrellas de cine o televisión.

Entonces Darren Criss anunció una gira de conciertos, aunque no vendría a nuestra ciudad, pasaría por una muy cercana, así que mi marido y yo decidimos llevar a nuestro hijo para que finalmente conociera, aunque sea de lejos al amor de su vida. No obstante los gastos de transporte y hospedaje, primero pensé en la ilusión de mi pequeño.

Antes que nada le explique a mi hijo de 8 años de edad las diferencias entre el personaje, Blane, y Darren, a lo que graciosamente mi chico me contestó muchas veces con “lo se mamá”, volténdome los ojos. A pesar de que mi hijo es muy tímido al momento de conocer personas, estaba muy decidido en está ocasión pues se trataba de “su novio”.

Pero para nuestra sorpresa, la historia de mi hijo se hizo muy popular en las redes sociales y llegó a las manos de personas que estaban más cerca de Darren. Entonces y luego de un par de correos electrónicos, mi hijo no sólo asistiría al concierto, conocería en persona a Darren.

Mi hijo y yo fuimos a Chicago para el concierto, nos instalamos en el hotel y preparamos todo para ver a Darren. Al día siguiente y para no correr riesgo de perdernos la experiencia me insistió para que saliéramos temprano del hotel. Como no había mucho que hacer, estuvimos caminando, alimentando palomas y comiendo algunas golosinas.

Finalmente llegó el momento. Cuando llegamos al lugar del encuentro mi hijo estaba totalmente emocionado y por supuesto ansioso. Y de pronto estaba ahí, el amor de su vida frente a él. Fue adorable. Darren Criss fue encantador y mi hijo aunque tímido, estaba muy feliz. Entonces tuvieron una romántica conversación, que evidentemente no les contaré pues es algo entre ellos, tal vez cuando mi hijo crezca la comparta con ustedes.

Cuando llegó mi turno de hablar no pude decir más que “gracias”, y es que Darren representa mucho para la vida de mi hijo y por lo tanto también para la mía, a través de su personaje en Glee, ha ayudado a mi hijo a descubrir su personalidad y su orientación sexual.

Luego hubo abrazos, besos y felicidad. Entonces dejamos a Darren para que finalizara los preparativos de su show y nosotros nos fuimos a nuestros asientos. El espectáculo fue increíble y muy dulce, mi hijo y yo lo disfrutamos mucho.

Al llegar a casa y antes de dormir, mi hijo me dijo “mami, conocer a Darren fue trillones de veces mejor que ir a un hotel con piscina”, para mi eso fue el mejor “gracias” de la vida.

A todos los que hicieron esta noche posible (ustedes saben quienes son), gracias.

Fuente | SDP Noticias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.