Se iba a llamar ‘Leñador Low Cost’, pero he pensado que perdería tirón. Un look medianamente apañado por un precio que no llega a 200 euros. Relojazo aparte, claro, aunque también he tirado por algo medianamente más económico de lo habitual. Eso sí, no os acostumbréis.

Trenca de Zara .Una de las chaquetas de este invierno, o al menos todo apunta a ello. A mí me da calor sólo mirarla, soy más del típico trech algo más liviano, pero aquí está. En beige, con aires rústicos gracias su acabado y a sus característicos cierres.

Camisa de H&M. Camisa de leñador de toda la vida, a cuadros grandes rojos y negros, no tiene más. Si la trenca era contundente, la camisa no se queda atrás; franela, como tiene que ser.

Vaqueros de Asos. Vaqueros de corte algo más clásico de lo habitual y desgastados que me sirven para preguntar si alguno ha probado los vaqueros de la marca propia de Asos. ¿Merecen la pena?

Botas de Pull & Bear. Las desert boots de Pull & Bear son ya un clásico desde hace un par de inviernos. Esta temporada su color más acertado para mi gusto es éste, algo más claro de lo que nos tiene acostumbrados la firma. Son cómodas, valen tres pesetas, son más estilizadas que las clásicas Clarks y aguantan carros y carretas. Totalmente necesarias.

Cinturón de COS. Todo el atuendo es más bien basto salvo este cinturón. Más fino que los cinturones habituales, de 2,3 centímetros en lugar de 3,5 o 4, y de nubuck, que le da un toque distinto. Los cinturones son lo más decente de COS, desde luego.

Reloj de Hamilton. Relojazo por menos de 1.500 euros, si lo encontráis, claro, para completar este atuendo low cost. Mi reloj favorito, de lejos, de Hamilton, un clásico si hablamos de relojes de precios comedidos. Contundente con sus 45 mm de caja y con un aire diseño vintage espectacular.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.