El ministerio de Salud de Tailandia ha alertado de una práctica que se está haciendo demasiado habitual, y que en los últimos días ha tenido como consecuencia la extirpación de los genitales a un varón de 50 años, que había intentado agrandar su pene mediante inyecciones de aceite de oliva.

El hombre había utilizado un método no probado de infiltración tras seguir los consejos de sus amigos, que le aseguraron que con este sistema su pene se haría más grande.

La práctica, que también puede implicar incluso parafina, de silicona o cera de abeja, es común en Tailandia y un hospital de Bangkok informa que 40 pacientes al mes recibieron tratamiento debido a los efectos secundarios que causan este tipo de “terapias”.

En este caso en concreto, el hombre de 50 años de edad desarrolló una infección severa después de inyectase aceite de oliva en el pene durante varios años, según AFP. La infección resultó ser cancerosa y precisó de una cirugía urgente mediante la cual los médicos se vieron obligados a extirparle los genitales.

Según un portavoz del Hospital de Bangkok esta intervención ha sido «la cirugía genital más grande que nunca hemos hecho, y fue necesaria en vista del estado que presentaba el cáncer».

Desde este centro sanitario han realizado un llamamiento a los hombres para que eviten este tipo de prácticas, que suele llevarse a cabo en varias clínicas del país. Aunque no existe de momento evidencia de que este tipo de procedimientos sean los causantes del cáncer, sí son numerosas las infecciones posteriores a la inoculación de este tipo de substancias.

Fuente: ABC.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.