Las bolas interiores golpean con las exteriores y realizan una especie de efecto vibratorio.

En la década de los cuarenta, el Dr. Kegel desarrolló una serie de ejercicios para prevenir y controlar la incontinencia urinaria, así como facilitar los partos.

Posteriormente, varios expertos comenzaron a recomendar las bolas de geisha como una herramienta para practicar dichos ejercicios, pues sirven para tonificar la musculatura pélvica.

Sí, con ello se disfruta aún más del sexo. Y ya que numerosos estudios demuestran que las mujeres que se masturban tienen una vida sexual más enriquecedora, si a esta experiencia le agregamos el uso de las bolas chinas o Ben Wa, el resultado es mucho más satisfactorio.

Por lo general, se trata de dos bolas bastante ligeras que la fémina introduce en la vagina; normalmente tienen en su interior otras bolas más pequeñas creando un vacío en el interior, afirma Sexualidad180.

De esta forma, mediante el movimiento, las bolas interiores golpean con las exteriores y realizan una especie de efecto vibratorio, produciendo sensaciones sumamente placenteras.

No obstante, las bolas chinas también pueden utilizarse como un consolador erótico. Hay algunos modelos que tienen una doble cuerda donde puedes introducir el dedo y usar la mano como si se tratara de un clásico yo-yo, mientras que con la otra mano puedes acariciarte y estimular el clítoris.

Fuente | SDPNoticias

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Google+