Esta es una traducción de una opinión realizada por Barbara Weicksel, y nos parecio interesante desde le punto de vista de la comunidad LGBT ante el triunfo de Barack Obama  en las pasadas elecciones presidenciales en los Estados Unidos de Norteamerica, esperemos la disfruten.

 

 

Lo hicimos esto. Tú y yo y millones de  estadounidenses – Gays, ateos , religiosos, hombres, afroamericanos, blancos, latinos, mujeres, todos juntos – nosotros hicimos esto.

Entendimos lo que estaba en juego, fuimos a las urnas, y hemos tomado nuestra mejor postura  para la justicia, la igualdad y la libertad para todos los estadounidenses. Estoy orgullosa de cada uno de nosotros que simplemente se negaron  a permitir que el odio, la ignorancia y la discriminación  fueran el  orden del día.

Esta elección presidencial no estaba encaminada  solamente a  elegir a un presidente. Esta elección estaba encaminada  a permitir que los políticos  se enteraran  de que los tiempos están cambiando.

Para bien o para mal –  Un nuevo Estados Unidos de América entra en escena. Esta nueva nación  incluye a los latinos, la comunidad LGBT y los votantes jóvenes que parecen ser una generación de niños que crecieron sin preocuparse sobre el color o el sexo y tienen muy poca tolerancia ante cualquier tipo de discriminación.

He insistió  en que antes de las elecciones no podía pretender ser mi amigo de alguien que apoyaba  a un candidato que estaba en contra del matrimonio gay. Era firme en mi creencia de que la igualdad tiene que ser para todos o que absolutamente nadie debería tener libertad.

Sigo siendo insistente en estas cosas …

Lo que veo ahora es que no estoy solo en mi insistencia por la igualdad.

El Partido Republicano está en ruinas. Está lleno de odio, ideas racistas y homófobia  que han parecía haber perdido su  influencia en el camino de esta nueva Nación.

Excepto para el Sur (con la excepción de la Florida) y el medio-oeste, los demócratas se pusieron  de pie y dijeron: –  ¡Es suficiente!  La gente hizo fila durante horas para emitir su voto a favor de  las mujeres, de los candidatos LGBT para el matrimonio homosexual y por sus compañeros demócratas, que a su vez significaba que estaban emitiendo su voto a favor de la libertad y la igualdad.

Para mí – desde mi sentir personal – esta elección fue una victoria sobre la derecha religiosa y sus fanáticos de este país que sentían que tenían el derecho y el poder para hacer todo el sistema  americano se moviera al ritmo de su fanatismo religioso.

Esta fue una victoria sobre  Grahams Billy, el Papa, la Organización Nacional para el Matrimonio, y los Consejos de Investigación de la Familia, que han hecho del trabajo de su vida el  imponer sus creencias y sus costumbres discriminatorias a todas las personas.

En último punto –  parecen  entender que ya no pueden tener todo ese poder nunca  más. Por último, la gente ha tenido suficiente de los delirios religiosos de unos pocos y votaron  a favor de la libertad religiosa para todos los demás.

Yo sé que nosotros, la comunidad LGBT todavía tenemos trabajo por hacer, pero también sé que esta elección ha hecho que el camino en el que andamos  tenga una luz  más brillante  en al búsqueda de la  igualdad plena.

Ya no estamos solos en este camino, ya no somos los “lesbianas en la esquina” y ahora Somos “ciudadanos estadounidenses que viven en un nuevo Estados Unidos  – Uno brillante, más optimista, más tolerante, una  América más inclusiva.

Como miembros de la comunidad LGBT debemos estar orgullosos de que nos mantuvimos firmes, debemos estar orgullosos por decir nuestra verdad, y debemos estar orgullosos de lo que hemos logrado juntos en esta elección presidencial.

Nunca se conformarmen con menos de lo que se merecen – y lo que se merecen es lo que todos los estadounidenses merecen – la igualdad total, que es igual a su libertad garantizada a usted por la Carta de Derechos.

 

 

Encuentra el post original en  www.lgbtqnation.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.