Recuerdan cuando entraban a las computadoras de la biblioteca y buscaban información sobre la homosexualidad a hurtadillas, por que no existía ningún libro con información acerca de ella, y solo nos  topabamos con libros  rebuscados y anticuados que servían de guía a los padres. Esto le paso a  Amelia Roskin-Frazee.

Un día en el séptimo grado en la Escuela Nueva en Hillsborough, Amelia Roskin-Frazee entró en la biblioteca y en un  breve momento de intimidad,  escribió las palabras clave “gay, lesbiana GLBT” espera con expectación para ver lo que el catálogo de la biblioteca tenía que ofrecer. Pero fue una búsqueda infructuosa solo apareció un libro empolvado
Dos años más tarde, en el marco de la misión de la nueva organización, Amelia, de 15 años, entregó personalmente una caja de libros para la biblioteca donde inicio la busqueda.
El proyecto ” Make It Safe”  nació  así en noviembre,  y dona cajas de 10 libros de ficción y no ficción sobre temas LGBT en las escuelas y centros de acogida para jóvenes sin hogar en donde tales recursos son de otra manera disponible.

Hasta el momento, la iniciativa de Amelia ha puesto mas de  250 volúmenes  a cerca de  45.000 niños en más de 15 estados, por no hablar de la primera entrega internacional a una escuela en la Isla Mauricio.
“Los niños admiran a los libros”, dice Amelia, estudiante de Lick-Wilmerding High School de San Francisco. “Ellos ven a la literatura como historias que puedan creer, personajes con los  que puedan identificarse. Cuando no hay libros con personajes LGBT, le dan a los  niños la idea de que no es normal ser parte de la comunidad LGBT, de que algo está mal con ellos. Y eso es algo muy peligroso. “

Tambien Amelia esta interesada en la educación sexual:

Debido a que los programas escolares de salud rara vez cubren temas fuera del ámbito de las relaciones heterosexuales, los libros  de no ficción son también cruciales para la educación sexual básica, así como consejos sobre cómo salir del closet de una manera positiva.

Al entrar en su segundo año, Amelia ya habia  sido reconocida por la revista Advocate dentro del top  “Activistas LGBT de 2012″.

El verano antes de descubrir la escasez  de  literatura LGBT, la madre de Amelia le había asegurado que no había nada que pudiera decir para otorgarle su  permiso para estar hasta tarde despierta. Amelia respondió: “¿Y si te dijera que soy gay?” La hora de acostarse se retrasó desde entonces.

“¡Sólo se puede salir una vez!”  dijo su madre, Annie Roskin,  quien ahora solo le dice  a Amelia que es el  momento de irse a dormir. Pero sobre todo Annie recuerda el pequeño baile que Amelia hizo después de la frase liberadora escapó. “Fue sólo una persona, pero me sentí libre”, dice Amelia.

Una disputa estalló entre sus compañeros de clase al año siguiente cuando alguien hizo un comentario homofóbico en línea. Antes de darse cuenta, Amelia estaba discutiendo el caso por sus derechos en lugar de la igualdad de derechos. Había salido  del armario ante su clase entera por casualidad a través de Internet.  “Creo que inconscientemente  fue a propósito porque quería que la gente supiera, pero en el momento, yo estaba defendiendo  mis puntos”.

Desde entonces, Amelia ha hecho mucho más que participar en debates virtuales. A medida que fue la primer  estudiante abiertamente gay en la historia de su escuela, Amelia dice, también funde la alianza ” Gay-Straight Alliance, el Rainbow Connection” y sirvió  como su presidente cuando estaba en octavo grado. Luego dio el salto a la escuela secundaria – y a la defensa nacional, como estudiante embajadora  para la ” Red  de Educación Lésbica -Gay . Heterosexual “

Durante una reunión de la red, descubrió que no era la  única cuya escuela carecía de literatura LGBT – pues 17 de los estudiantes embajadores por todo el país se habían encontrado con obstáculos similares.

En la Lucha contra el acoso escolar:
El objetivo de la red es poner fin a la intimidación de cualquier tipo, con especial atención a los jóvenes LGBT. Amelia trabaja en pro de ella por medio de  la literatura, dando a los niños un lugar donde acudir en busca de respuestas. Ella llamó a su proyecto  ” Make It Safe”  (Hazlo Seguro )  “todos los estudiantes – sin importar la raza, la orientación sexual,  su identidad de género – merecen ser capaz de ir a la escuela y se sienten seguros”.

Fuente : sfgate.com

Traducción: Ciudad H

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.