Reino Unido.- La agrupación británica Goldfrapp, contó que encontraron la inspiración perfecta para la canción “Clay”, de su nuevo álbum, en una desgarradora carta de amor entre militares gays de laSegunda Guerra Mundial.

De hecho todos los temas de el disco “Tales of Us” están inspirados en personajes reales o ficticios, y las pistas para develar sus historias se encuentran en cada canción.

La carta de amor en cuestión, fue escrita por el veterano estadounidense Brian Keith a Dave, un compañero soldado que conoció y del que se enamoró en 1943, mientras se encontraba en el norte deÁfrica .

A continuación la carta de “amor verdadero” que inspiró a Goldfrapp y el tema musical en cuestión más abajo:

Querido Dave,

Esto es para celebrar un aniversario; el aniversario del 27 de octubre 1943 , cuando te escuche cantar por primera vez en el norte de África . Esa canción me trae recuerdos de los momentos más felices de mi vida. Memorias de un espectáculo de tropas GI, cortinas hechas de barrera de globos, proyectores fabricados con latas de cacao, ensayos que duraban hasta altas horas de la noche, y un chico guapo con una maravillosa voz de tenor. Días emocionantes en la hermosa y majestuosa Ópera Municipal de Oran – un malentendido – la comprensión en las alas justo antes de la apertura del coro.

Las bebidas en ” Coq d’or ” – la cena en el ” Auberge ” – un anillo y la promesa dada. El espectáculo primero blindada – moscatel, whisky, vino – alguien que tuvo que ser trasladado de la camioneta y se puso a dormir en su tienda. Una noche de lluvia torrencial y dos muy empapados IG bajo un árbol solitario en una llanura africana. Un convertible prestado – el fresco del Mediterráneo, y un picnic de “raciones” y Coca-Cola caliente . Dos tenientes que fueron lo suficientemente inteligentes como para saber a lo que iban, pero no lo suficiente para lograr quedarse solos. Tocar el piano – competir – días miserables y noches solitarias. Esa noche de viento frío nos arrastramos por la ventana del auditorio del GI y nos quedamos dormidos en un catre tras bambalinas, acurrucados en los brazos del otro – la sorpresa al despertarnos y darnos cuenta que, milagrosamente, no nos habían descubierto. Un paseo rápido a un acantilado sobre el mar – fotografías tomadas, y una parada en medio de las uvas moradas y las hojas frescas de un viñedo.

La felicidad cuando nos informaron que nos íbamos a casa – y la miseria cuando nos enteramos de que no íbamos a ir juntos. Sendas despedidas en una playa solitaria bajo el cielo lleno de estrellas de la noche africana, las lágrimas que no se detuvieron cuando me paré sobre el malecón y vi tu convoy desaparecer en el horizonte.

Nos prometimos que estaríamos juntos de “regreso a casa”, pero el destino lo sabía mejor – nunca estuviste ahí. Entonces Dave, espero que donde quiera que estés, estos recuerdos sean tan precioso para ti como lo son para mí.

Buenas noches, duerme bien mi amor.

Brian Keith

 

Fuente | Gay Star News

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.