Insultos racistas y homofóbicos han puesto a la versión estadounidense de Big Brother en medio de un escándalo.

El programa, que transmite su temporada 15 en Estados Unidos, ha sido objeto de críticas por el comportamiento de algunos de los huéspedes de la casa.

GinaMarie, una concursante de 32 años, se refirió a la asistencia social como “seguros para negros”, mientras que Jeremy, de 22 años, dijo que sus compañeras en la emisión eran unas “perras” y se jactó de haber tenido sexo con una de ellas, Kaitlin, de quien hizo un comentario explícito sobre su vagina.

Aaryn, una joven texana de 22 años, llamó “maricón” a Andy y a una participante de ascendencia asiática le dijo “cállate y ve a hacer algo de arroz”.

En otro incidente, Aaryn le dijo a un concursante negro “cuidado con lo que dices en la oscuridad podrías no ver a esa perra”, según reproduce el sitio usmagazine.com.

Spencer, otro habitante de la casa, también atacó a Andy y elogió la capacidad de Hitler como orador.

Ante la ola de críticas, CBS dijo que por la presión de vivir en una casa que está monitoreada las 24 horas, “a veces los participantes revelan prejuicios y otras creencias que no justificamos. Ciertamente consideramos que son ofensivas las declaraciones hechas por varios de los participantes”.

Pese a que muchas personas pedían la salida de los concursantes implicados en la polémica, CBS no ha anunciado alguna medida.

La única que resultó afectada es Aaryn, pues la agencia de modelos para la que trabaja decidió dar por finalizada su relación.

Fuente | El Diario

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.