Jeppe Hansen, danés de 22 años de edad, ya había bailado en escenarios de todo el mundo antes de unirse a la prestigiosa Royal Winnipeg Ballet School en septiembre del año pasado.

Para mejorar su calidad de vida y sufragar todos sus gastos, decidió incursionar en el porno gay bajo el seudónimo de “Jett Black” con la compañía “Cocky Boys”.

Cuando funcionarios de la academia descubrieron uno de los videos porno donde participaba su estudiante, le dijeron que ya no había lugar para él en esa institución. Según Hansen, las autoridades del plantel le solicitaron firmara una carta de renuncia voluntaria.

Hansen acusa a la escuela de discriminación y advierte que incluso en su trabajo como estrella porno hay arte.

En marzo pasado, Hansen tuvo que dejar la escuela y salir de Canadá, ahora vive en Nueva York, Estados Unidos, donde intenta hacer una carrera como estrella porno de tiempo completo.

Aunque la Royal Winnipeg Ballet School, no ha querido hacer mayores comentarios al respecto, afirman que han seguido sus políticas y procedimientos al pie de la letra desde siempre.

Y es que en el manual de políticas y procedimientos de dicha institución se establece que todos los estudiantes que quieran incursionar en proyectos alternos deberán pedir permiso a las autoridades de la escuela y recibir la autorización correspondiente.

El bailarín que alguna vez actuó para la reina de Dinamarca, afirma estar feliz consigo mismo pues es importante para él ser libre y no dejar que los demás lo manipulen.

“A mi nadie me va a decir lo que es arte. Arte es lo que usted y yo pensemos que lo es”, puntualizó el guapo bailarín.

Aunque Hansen no descarta volver al ballet profesional, se está tomando un merecido descanso y disfruta al máximo de las ganancias de su nuevo trabajo como estrella de pornogay.

Fuente | SDP Noticias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Google+