Aunque la literatura científica sobre la infidelidad no es abundante, si existe. Algunos estudios contienen hallazgos francamente sorprendentes sobre el engaño en las relaciones de pareja.

Narcisismo. Un estudio de la Universidad de Florida relaciona el narcisismo con la infidelidad  durante las primeras etapas del matrimonio. “El narcisismo sexual (algo así como la auto-imagen de las capacidades sexuales) está positivamente relacionado con la infidelidad”, concluyeron los investigadores tras analizar a 123 parejas.

Penes largos y malas posiciones: Por otro lado, otro equipo científico en Lago Victoria, Kenia, descubrieron que las mujeres podían ser más infieles dependiendo varios factores como: “La perpetuación de la violencia doméstica, no poder recurrir a la postura sexual favorita, los penes excesivamente largos en erección (…) y no estar satisfechas sexualmente”.

Gen de la infidelidad: Científicos de la Universidad de Binghamton descubrieron un gen que parece ser un factor determinante e influyente a la hora de medir la infidelidad de las persona. Por selección natural se escoge a un gen o una de sus variantes más “ventajosas” respecto de la monogamia. Por lo que algunas personas son más infieles que otras por su genética.

Orgasmos fingidos: Según un estudio realizado a 138 mujeres y 121 hombres, en las relaciones donde las mujeres fingen más los orgasmos, es más probable que exista infidelidad, de ambas partes. Por otro lado, en las relaciones donde las mujeres tienen buenos orgasmos y los maridos se involucran más en la crianza de los hijos, hay menos infidelidad.

Se ha encontrado una diferencia sustancial entre la infidelidad masculina y femenina. Mientras que los hombres le dan más peso al aspecto sexual, las mujeres se muestran más preocupadas por el aspecto emocional de la infidelidad.

El 90 por ciento de las mujeres creen que dar un beso a otra persona es infidelidad, mientras que sólo el 75 por ciento de los hombres así lo creen. Los resultados para los mensajes de texto son diferentes, el 51 por ciento de varones piensan que enviar mensajes de texto para ligar es infidelidad, contra el 61 por ciento de mujeres que así lo creen.

Ahora bien, 68 por ciento de los actos sexuales infieles se llevan a cabo en la oficina, es decir durante el trabajo. Los empleados pasan de media hora a una hora y 17 minutos en ser infieles al día, en promedio, según el sitio de contactos Ashley Madison.

Por otro lado, un investigador de la Universidad de Harvard, asegura que las personas cometen más infidelidades los miércoles y que la rutina hace disminuir las infidelidades los demás días de la semana.

El sitio Ashley Madison revela los motivos para ser infieles de hombre y mujeres, luego de realizar un estudio entre 74 mil 600 miembros de esa página de contactos, concluyeron:

44 por ciento mujeres infieles lo hacen por sentirse atraídas por otro hombre

33 por ciento mujeres infieles lo hacen por sentirse deseadas

48 por ciento de hombres infieles lo hacen porque quieren más sexo

47 por ciento de hombres infieles lo hacen porque buscan más “variedad”

Fuente | ABC

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.