Estados Unidos.- Al fina de la década de 1920 hubo un momento fugaz de libertad y aceptación para las lesbianas en el mundo del blues. En los barrios neoyorquinos de Harlem y Greenwich Village, al amparo de la noche y sus exitosas carreras musicales, varias afroamericanas lesbianas vivieron una época inusualmente mágica.

“Bebían y se vestían de manera llamativa y extravagante. No estaban subordinadas a los hombres, de ninguna forma, y no seguían el modelo de feminidad post-victoriana que era la cultura dominante al comienzo del siglo (XX). Todas estas mujeres provenían de la clase obrera, o incluso de más abajo, en uno de los peores momentos de la segregación racial en la historia estadounidense. Pero estaban haciendo dinero y una carrera por ellas mismas en un período en que esto era muy inusual para las mujeres negras. Pero al venir de la pobreza, no supieron conservar sus ganancias monetarias”.

Son palabras de Robert Philipson, escritor y profesor de Literatura Comparada, discutiendo sobre el impacto de las mujeres afroamericanas lesbianas en la música blues de los años 20’s, como Ma Rainey, Ethel Waters y Gladys Bentley.

Fuente | Queerty

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.