!Hola Ciudadanos Lectores!

     Bienvenidos a esta primera entrada del blog del Ciudadano Nef, donde compartiremos experiencias y opiniones acerca de cosas de nuestro día a día tanto mias como suyas. Yo soy un chico gay como tu, normal y sencillo, con complejos, virtudes, emociones, deseos de vivir y ser mejor.

El día de hoy quiero hablar hacerles una pregunta muy seria… ¿Alguna vez te haz enamorado de un completo extraño en la calle, en un bar y nunca lo vuelves a ver? ¿no?, ¿si?… pues yo si y en varias ocasiones. Es por eso que el día de hoy les cuento una historia (de dos) en donde si lo he vuelto a ver.

Hace un tiempo estaba saliendo del trabajo, exhausto y sin muchos animos de nada. Como parte de mis actividades regulares, asistí al gimnasio, pero como no traia mi acostumbrado bebida rehidratante, pase a un supermercado a comprar uno.

Al entrar me dirigí al área de farmacia, y justo al ir a esa sección del supermercado vi a un chico parado viendo su celular, aparentemente estaba esperando a alguien. El chico me parecio muy lindo y no pude evitar quedarmele viendo mientra caminaba, cuando menos me di cuenta el también me estaba viendo, a como pude quite mi vista de el y fui por mi bebida rehidratante. Al dirigirme a las cajas a pagar, veo que el tambien esta haciendo fila y como no queriendo hice fila justo en la caja de a lado, el me vio y comenzamos al intercambio de miradas (y sonrisas) nuevamente. El termino de pagar y salió de la tienda, cuando sale de la tienda, logro ver que una chica estaba con él… a ese punto pensé que era heterosexual y me sentí un completo idiota por parecer tan “necesitado” que trate de ligar con alguien en el super.

Pero algo estaba raro… el chico seguía volteando hacia adentro de la tienda y más específicamente hacia donde estaba yo, por lo cual el juego de miradas y risas continuó, cuando termine de pagar y recogí mi mochila del locker sali y el chico seguía afuera con la muchacha que lo estaba esperando. Como no queriendo me baje la mochila y metí mi bebida energética en la mochila, lo cual le dio el tiempo justo al chico misterioso de acercarse y tener una mini plática donde intercambiamos números de teléfono y cuenta de facebook.

En cuanto nos dimos la vuelta (él se tenía que ir por que la muchacha que lo esperaba era su amiga y se iban acompañar a un lugar) nos enviamos mensajes de texto.

Después de ello, empezamos a salir y así seguimos por varios meses. Desgraciadamente no pudimos formalizar una relación por otras circunstancias, pero fue un romance que definitivamente no voy a olvidar fácilmente.

Cuentame tu historia Ciudadano ¿Qué anécdotas tienes al haberte atrevido a ser feliz?

-Saludos, Nef ;)

 

Frase de regalo:

“Volará quien le ponga alas a sus sueños”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.