WASHINGTON, 8 de marzo.- El ex presidente de Estados Unidos, William Clinton, pidió a la Suprema Corte la anulación de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA) que define el matrimonio entre un hombre y una mujer y excluye beneficios a las parejas homosexuales.

Señaló en un artículo publicado en el diario The Washington Post que en 1996 cuando promulgó la ley “era un tiempo muy diferente” porque ningún estado del país reconocía el matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque algunos ya estaban avanzando en esa dirección.

El máximo tribunal escuchará los argumentos a fines de marzo para decidir si dicha ley “es consistente con los principios de un país que honra la libertad, la igualdad y la justicia para todos”, puntualizó.

Indicó que debido a la ley, a las parejas del mismo sexo legalmente casadas en el Distrito de Columbia y nueve estados se les niegan diversos beneficios del gobierno federal.

Citó como muestra que las parejas homosexuales no pueden presentar sus impuestos de manera conjunta, pedir permiso no pagado para cuidar a la pareja enferma o herida, o recibir beneficios equitativos familiares de salud y pensiones como empleados federales civiles.

“Aún así, ellos (los homosexuales) pagan impuestos, contribuyen a sus comunidades y, como todas las parejas, aspiran a vivir en relaciones comprometidas, amorosas, reconocidas y respetadas por nuestras leyes”, recalcó.

Manifestó que cuando promulgó la ley, incluyó una advertencia que no se debe utilizar como una excusa para discriminar a las parejas del mismo sexo, pero que lamentablemente “la misma ley es discriminatoria” y “debe ser anulada”.

GAK

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.