Alrededor de veinte bares y establecimientos con venta de alcohol han sido clausurados en lo que va de la administración municipal; tres de ellos, bares gay donde incluso encontraron niños “guardados” en una bodega.

El director de Inspección y Verificación Municipal, José Antonio Olivas, detalló que llevan dos operativos de revisión en establecimientos varios y la mayoría de las clausuras tienen que ver con su operación en horarios fuera de lo permitido.

Dijo que en el caso de los bares gay, uno de ellos tenía menores de edad dentro y en otro más encontraron dos niños pequeños encerrados en una bodega, mientras la familia se divertía en el bar.

Descartó que haya una indicación con respecto a este tipo de bares o que sea un acto de homofobia, además de que los propietarios ya pagaron las multas impuestas -entre los 15 y 20 mil pesos-, por lo que están en posibilidades de operar nuevamente.

Protestan gays por bares clausurados

El activista Lorenzo Herrera consideró una acción discriminatoria del gobierno de la ciudad.

“Si tienen irregularidades se puede llegar a que cumplan con sus requisitos, pero no creo que todos los lugares para diversión en la ciudad de Tijuana estén al 100% con sus permisos”, apuntó.

La razón por la que fueron clausurados, dijo de forma escueta, fue que los inspectores encontraron menores en uno de ellos, otro “porque hubo una posada”, y un tercero por no respetar el horario permitido para su operación.

“Había un menor porque era invitado de una posada que tenían, ese es un ejemplo, y el otro menor no era menor porque tenía su identificación, pero se tiene que llegar a un acuerdo”, insistió.

Los tres bares sancionados son “Éxtasis”, “Bar Ranchero” y “Hawaii”, y representan 200 plazas laborales, apuntó el representante de la Comunidad LGBTI.

Para el activista la forma de actuar de la dirección de inspección no fue la adecuada, y por eso acudió este lunes al palacio municipal para buscar una solución, pero asegura que luego de varias horas de espera no los habían atendido.

Lorenzo Herrera subrayó que no es la primera ocasión que son discriminados por el gobierno de la ciudad, al que afirma le dieron el llamado “voto rosa”, pero no los invitaron a la toma de protesta del alcalde Jorge Astiazarán.

“Llegaron al poder y jamás se nos invitó, hasta el doctor se molestó porque los encargados de invitarnos a la toma de protesta ni siquiera nos tomaron en cuenta, ese es un enojo de la comunidad”, afirmó.

Fuente | Anodis

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.