Si alguna vez has sentido enrojecimiento, hinchazón y/o ardor en la piel al contactocon el semen o dificultad para respirar o anafilaxia (reacción alérgica) al contacto con la sustancia lechosa, es posible que tengas alergia a las proteínas que contiene el semen.

Es una alergia rara, y sucede sobre todo en mujeres, pero es una realidad: hayhombres alérgicos a su propio semen o al semen de otro macho en celo.

El síndrome post orgásmico es una enfermedad recientemente descubierta: fue en 2002, los médicos lo identificaron como un problema psicológico, una especie de miedo que sufrían los hombres, ya que no podìan acabar. Esto se daba en hombres de la india y Sri Lanka.

Los médicos hicieron pruebas de alergia, y vieron que efectivamente se trataba de una. Se intentó tratar a los pacientes que la sufrían mediante la hipersensibilización, una técnica que utiliza el mismo alérgeno para tratar la condición, es decir, su propio sémen.

Ésto funcionó en la mayoría de los pacientes, los cuales pudieron llevar a cabo una vida sexual saludable y normal luego de que se le inyectaran soluciones con concentraciones cada vez mayores de su propio semen.

Síntomas de alergia al semen en hombres.

Los hombres con alergia al semen pueden tener síntomas similares a los de una gripe luego de eyacular: cansancio, fiebre, mucosidades, tos, irritación en los ojos. También se puede desarrollar una alergia cutánea, que incluye enrojecimiento de la piel, picazón e inflamación.

El hombre puede tener relaciones o masturbarse, siempre y cuando no eyacule. Pueden pasar apenas unos minutos para que el hombre ya comience a sentirse enfermo. Por eso, muchos hombres no buscan ayuda médica en estos casos, porque realmente no creen que haya un vínculo entre la eyaculación y su estado gripal.

Sin duda alguna, esta debe ser una de las alergias más extrañas y complicadas, más si tenemos en cuenta que el hombre, aunque no quiera, puede eyacular, por ejemplo, durante la noche cuando duerme. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también es algo tratable.

Fuente  | Revista moro

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.