Francia.- Marie-Claude Bompard, alcaldesa de extrema derecha en la localidad de Bollène, prefirió delegar al consejal de Cultura la celebración del matrimonio de Angélique Leroux y Amandine Gilles. La funcionaria puso como excusa sus creencias religiosas.

Fue el 23 de agosto pasado, que Bompard impidió a la pareja de lesbianas acceder a su derecho constitucional de contraer matrimonio. Luego que Angélique y Amandine interpusieran la correspondiente denuncia, la alcaldesa enfrenta penas por el equivalente a 99 mil dólares y 5 años de cárcel, por impedir la aplicación y buen funcionamiento de la ley en el ejercicio de sus funciones como cargo público.

El 26 de este mes, la Fiscalía inició una investigación y tan sólo un día después, resolvió que la pareja de lesbianas sería atendida por el consejal de Cultura y que su enlace se llevaría a cabo en la alcaldía de Bollène.

Para el prefecto Yanick Blanc, la pronta resolución de este lamentable hecho, “ilustra la capacidad del Estado de hacer respetar la igualdad de derechos de los ciudadanos en todo el territorio”.

Y es que hasta para sus mismos compañeros de derecha, la alcaldesa actuó mal. “Yo opino que debe respetar la ley de la República. O bien les casa ella, o delega para que les casen. El argumento religioso es totalmente inadmisible en una república laica, aunque entiendo su convicción personal”, declaró Florian Philippot, vicepresidente del ultraderechista Frente Nacional.

Alcaldesa Marie-Claude Bompard

Fuente | Dos Manzanas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.