Ahora que se viene la navidad, es imposible no pensar en los días de fiesta. Si aún viviera en México pensaría en cenas en mesas inmensas llenas de gente riendo y charlando. En un plato lleno de pavo con gravy, calamares en su tinta, romeritos con tortitas de camarones y bacalao. Ahora que vivo en Canarias pienso en cordero al horno o huevos rellenos y truchas de batata compartidas junto a la mesa.

El caso es que a mi la navidad me resulta una fiesta eminentemente familiar. De hecho creo que la primera que pasé en este lado del mundo no sabía muy bien que hacer porque aquí solo somos tres y mis navidades solían tener un mínimo de 50 personas. En fin que es un tiempo genial cuando tienes a tu gente alrededor y estás bien con ellos. Pero también puede ser una temporada muy deprimente si las cosas no van bien con tu familia. De una manera u otra no puedes evitar pensar en ellos y en como desearías que las cosas fueran bien.

Muchas de nosotras hemos pasado por esos malos momentos. A veces nuestra familia no nos entiende en un primer momento, a veces tardan mucho en darse cuenta de que seguimos siendo la misma niña que siempre han conocido y eso te hace sentir muy sola. Por eso me encantó descubrir el proyecto de Your Holiday Mom, un blog en el que un grupo de cuarenta madres se ha unido para mandar un mensaje a todos esos chicos LGBT que no tienen en quien apoyarse en estas navidades: No están solos.

Fuente: Lesbicanarias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Google+